Una ley para la protección de los espacios agrarios históricos

//Una ley para la protección de los espacios agrarios históricos

Una ley para la protección de los espacios agrarios históricos

La huerta de Murcia acogerá el próximo año la celebración del IV Encuentro Estatal Intervegas, en donde se esperan avances en la protección y gestión de los paisajes productivos y culturales de la agricultura.

La sociedad civil y las instituciones públicas deben reaccionar ante los graves problemas de pérdida de suelo fértil y destrucción de espacios agrarios con alto valor productivo, cultural, medioambiental y paisajístico.

Principalmente en el entorno de las ciudades, en las últimas décadas se ha evidenciado la falta de mecanismos normativos y de políticas públicas que hagan frente a las fuertes presiones urbanísticas y de infraestructuras que sufren estos espacios agrarios, rompiendo las importantes relaciones entre el campo y la ciudad, entre la producción y el consumo de productos agrícolas. Se pone así en peligro la seguridad alimentaria de la población al ser estos espacios reservas estratégicas de producción de alimentos, además de generadores de empleo y donde se conserva un importante patrimonio cultural, medioambiental e identitario.

Solamente el 11% de la superficie seca de la Tierra es suelo fértil. Según los últimos datos ofrecidos por la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, España pierde una media de tres toneladas de suelo fértil por hectárea y año. Desde hace más de una década el Dictamen del Comité Económico Social Europeo (2004) afirmaba con preocupación cómo el aumento de las superficies artificiales y las infraestructuras de comunicación, fruto de la onda expansiva del sector inmobiliario, están produciendo importantes transformaciones en el territorio, provocando la destrucción, fragmentación y marginalidad de los espacios agrarios periurbanos.

En la mayoría de Comunidades la agricultura ha ido perdiendo peso económico y social en el último medio siglo, lo que conlleva, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a un descenso de la población activa agraria y un acusado nivel de envejecimiento. A esto hay que sumar la debilidad de los pequeños agricultores frente a las grandes explotaciones intensivas.

Ante este escenario se ha celebrado los días 6 y 7 de octubre en Fuenlabrada (Madrid) el III Encuentro Estatal Intervegas, con el propósito de buscar soluciones concretas para evitar la desaparición de los espacios agrarios de alto valor productivo, cultural, medioambiental y paisajístico. El Pacto intervegas se encuentra enmarcado en la Estrategia 2030 acorde a compromisos mundiales y europeos, como la Agenda Mundial ONU, el Pacto de París o el Convenio Europeo del Paisaje. Este pacto, iniciado en el año 2015, está siendo firmado por grupos políticos, ayuntamientos, diputaciones, universidades, comunidades autónomas, sindicatos agrarios y colectivos sociales y profesionales.

Se trata de impulsar leyes y normativas que ayuden a proteger los paisajes agrícolas y el suelo fértil frente a los procesos especulativos, conseguir el reconocimiento de la importante labor de los agricultores y agricultoras, y el fortalecimiento de políticas orientadas a conseguir una alimentación saludable y sostenible a través del mercado de proximidad.

Con estos objetivos desde el Pacto Intervegas se está redactando una propuesta de Ley estatal para la protección de los espacios agrarios históricos, que se llevará al Congreso de los Diputados el 28 de noviembre para que se estudie su tramitación y aprobación. En el encuentro todas las asociaciones fueron conscientes que la aprobación de una ley no es suficiente, siendo necesaria la rentabilidad de los productos a través del mercado local y la agroecología, gestión donde resulta fundamental el apoyo de las instituciones públicas territoriales.

En esta ocasión se contó con la presencia del alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, del naturalista Joaquín Araujo, Rafael Mata Olmo, presidente del Consejo Europarc, Josep Montasell, director del Parque Agrario del Baix Llobregat desde 1998 hasta 2013, y José Luis Ferrando Calatayud, Director General de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje de la Generalitat Valenciana, que explicó el estado en el que se encuentra la Ley de Protección de la Huerta de Valencia.

Las asociaciones murcianas Huerta Viva, Las Huertas que da la Vida o El Huertanico, vienen asistiendo desde su inicio en la Vega de Granada a estos encuentros para buscar soluciones a las amenazas que actualmente sufre la huerta de Murcia como espacio agrario histórico y ejemplo singular de las huertas del Mediterráneo. La asociación Huerta Viva ha conseguido que el ayuntamiento de Murcia se sume al Pacto Intervegas y acaba de terminar una ronda de contactos con todos los partidos de la Asamblea Regional para que la Región de Murcia también se adhiera. Huerta Viva a lo largo de este año difundirá el pacto entre asociaciones y ayuntamientos de la cuenca del Segura que conservan paisajes agrarios de gran valor, como Molina de Segura, el Valle de Ricote, Cieza o Calasparra.

A estas jornadas en Fuenlabrada también asistió, en representación del ayuntamiento de Murcia, el Subdirector Técnico de la Concejalía de Urbanismo, Medio Ambiente y Huerta. Las asociaciones esperan que la celebración en Murcia el 26 y 27 de octubre de 2018 del IV Encuentro Intervegas sirva para avanzar en las propuestas a nivel estatal, y constatar que la protección y recuperación de la huerta de Murcia deja de ser una promesa para transformarse en una realidad.

Para las asociaciones que defienden la Huerta resulta fundamental que esa protección vaya acompañada de la revisión del Plan General Urbano, la eliminación de infraestructuras innecesarias como la autovía del Reguerón, el fomento del mercado local, y la restauración de edificios y elementos que forman parte de su patrimonio cultural.

 

By |2018-02-09T17:26:31+00:00octubre 12th, 2017|Noticias|Comentarios desactivados en Una ley para la protección de los espacios agrarios históricos

About the Author: